Skip to content

Balanitis: causas, síntomas y tratamiento

enero 20, 2020

La balanitis es una inflamación del prepucio y de la cabeza del pene que ocurre típicamente en los niños y en los hombres no circuncidados (el prepucio permanece alrededor del pene). Esta inflamación puede ser causada por infecciones, mala higiene o irritantes de los jabones o detergentes. Los síntomas de la balanitis pueden incluir ampollas, secreción, picazón, dolor, enrojecimiento en la punta del pene (glande) y el prepucio (prepucio), costras, tejido cicatricial e hinchazón. La balanitis puede ser extremadamente incómoda y crear dificultades al orinar, en las relaciones sexuales y en las actividades diarias.

La balanitis generalmente ocurre en niños y hombres que no están circuncidados y todavía tienen el prepucio, la cubierta retráctil del pene. Es causada más comúnmente por las malas prácticas de higiene. Afortunadamente, generalmente se puede prevenir limpiando minuciosa y regularmente el cuerpo y el prepucio del pene. A los niños que no están circuncidados se les puede mostrar las técnicas adecuadas para mantener la región limpia y seca. La balanitis también puede ser el resultado de condiciones que afectan a su salud general, como una diabetes mal controlada o ciertas condiciones de la piel.

¿Cuáles son los síntomas de la balanitis?

Algunos de los primeros signos de balanitis pueden ser el enrojecimiento o la ulceración en la punta del pene debajo del prepucio. Eventualmente, se puede producir una secreción que puede estar acompañada de ampollas, picazón, descamación, costras, tejido cicatrizante e hinchazón. Los síntomas comunes de la balanitis incluyen:

  • Dificultad para retraer el prepucio
  • Descarga del pene
  • Picazón
  • Dolor o sensibilidad
  • Erupción en el prepucio
  • Enrojecimiento e inflamación del prepucio
  • Hinchazón

¿Qué causa la balanitis?

La causa más común de la balanitis es la falta de higiene. La inflamación también puede deberse a una infección o irritación por irritantes químicos como los jabones.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la balanitis?

Existen varios factores que aumentan el riesgo de desarrollar balanitis. No todos los hombres con factores de riesgo contraerán balanitis. Los factores de riesgo de la balanitis incluyen:

  • No estar circuncidado
  • Seguir hábitos de limpieza inapropiados o deficientes
  • Tener diabetes (enfermedad crónica que afecta la capacidad de su cuerpo para utilizar el azúcar para la energía)
  • Relaciones sexuales sin protección (vaginal o anal)
  • Reducción del riesgo de balanitis

La balanitis puede prevenirse siguiendo buenas prácticas de higiene y limpiando regularmente el prepucio y el pene con un jabón antibacteriano y agua tibia.

Es posible que pueda reducir el riesgo de balanitis de la siguiente manera:

  • Limpiar el pene y el prepucio con regularidad
  • Asegurarse de que el prepucio se retrae cuando se limpia la región
  • Mantener el área limpia y seca
  • Mantener buenos hábitos de higiene

Tratamiento de la balanitis

El tratamiento de la balanitis depende de la causa subyacente de la inflamación. El tratamiento puede incluir educación sobre la mejora de la higiene, medicamentos o, en casos raros, cirugía. Los tratamientos para la balanitis incluyen:

  • Antibióticos (si la condición es causada por una infección)
  • Circuncisión (poco común, pero se puede hacer si el tratamiento no cura la afección o si la balanitis es extrema)
  • Cremas de corticoesteroides
  • Aplicando cremas de venta libre (bajo el cuidado de un médico)
  • Usar un paño caliente y húmedo para calmar el área

Muchos casos de balanitis son tratables, y mantener la zona limpia y seca es una buena manera de prevenir la balanitis. En los casos activos, la limpieza o el uso de paños húmedos pueden ayudar a aliviar los síntomas. Las cremas tópicas de venta libre pueden ser tranquilizadoras, pero es mejor ponerse en contacto con su proveedor de atención médica antes de usar estos productos.

Las complicaciones de la balanitis no tratada pueden ser graves, e incluso pueden poner en peligro la vida en algunos casos. Puede ayudar a minimizar el riesgo de complicaciones graves siguiendo el plan de tratamiento que usted y su salud